ADN Futbolístico

El futbol actual ha cambiado mucho en los últimos años. Los partidos son físicamente más intensos, hay menos tiempo y espacio para la ejecución correcta de las acciones técnicas y para las decisiones tácti­cas de los jugadores, por lo que las exigencias han aumentado significativamente.  Por eso necesitamos nuevos enfoques en los entrenamientos y en la formación de los jugadores.

La esencia de la Mística Pachuca son los objetivos del entrenamiento, los cuales dependen de la filosofía y del sistema de juego de los equipos. Por eso, la fina­lidad es describir cómo se conciben estos aspectos en el Alto Rendimiento Tuzo (ART) del Club Pachuca y de la Universidad del Futbol y Ciencias del De­porte. La filosofía y el sistema de juego no se tratan solamente desde el punto de vista teórico, sino que se aclaran mediante una amplia cantidad de ejer­cicios de entrenamiento y consejos prácticos para la formación de los jugadores de cualquier nivel de rendimiento.

Los entrenamientos que hacemos  se derivan del análisis del juego y

  • son muy cercanos a las características del juego
  • son dinámicos y físicamente exigentes
  • ponen el acento en el aprendizaje de los jugadores
  • tienen una secuencia progresiva en cuanto a su dificultad
  • son adecuados a los niveles de los jugadores.

 

Así es cómo pensamos en el Club Pachuca y el Alto Rendimiento Tuzo (ART) sobre la estrategia y el sistema de juego, el entrenamiento y la formación de jugadores de futbol.

Tenemos bien definido cómo queremos que el jugador se comporte cuando tiene la posesión del balón, cuando la tiene el rival y en la reconversión. Todos los entrenamientos tienen el mismo sistema de juego como punto de partida, y la planificación de las sesiones se basa en objetivos y no sólo en los ejercicios.

En todas las categorías se entrena con el mismo método y con el mismo sistema de juego, solamente se adaptan las exigencias técnicas, tácticas, físicas y mentales de acuerdo con el rendimiento, tanto individual como de equipo. Esto se logra, por ejemplo, mediante la modificación del número de toques, las distancias y los espacios (más grandes o más pequeños), con o sin rival, etcétera.

La razón para usar este procedimiento es seleccionar y desarrollar más rápidamente a los jugadores.

Los mejores tienen que entrenar y jugar con los mejores y contra los mejores, independientemente de la categoría a la que pertenezcan; así, los jugadores que suban de categoría podrán adaptarse rápidamente porque estarán familiarizados tanto con la manera de entrenar como con el sistema de juego. Los jugadores conocen las tareas y funciones por posición de juego, sólo se aumentarán la resistencia y las exigencias.

Trabajamos con equipos de no más de 16 jugadores y 2 porteros. Si un jugador no cumple, se lesiona o, por cualquier otra razón, no puede jugar, el mejor jugador de la categoría inferior subirá a reforzar el equipo.

El nivel del equipo no depende de los mejores jugadores, sino de los de menor nivel, por eso hay que escoger calidad y no cantidad.

Equipos reducidos permiten una atención mayor a cada jugador, elevada participación y gran calidad del entrenamiento.

Nos enfocamos en el individuo y elaboramos, junto con cada jugador, un plan de desarrollo personal. El objetivo es involucrar al jugador en su proceso de aprendizaje.

Lo que hace a este manual diferente es la manera de planificar las sesiones de entrenamiento a partir del análisis del partido, y convertir los problemas detectados en objetivos de las sesiones de entrenamiento, mismos que se lograrán a través de formas de juego, ejercicios de ataque y defensa, juegos de posesión del balón y ejercicios básicos específicamente diseñados.

Casi todos los ejercicios tienen una aplicación física. En el Club Pachuca y el ART, estamos convencidos de que la preparación física se tiene que desarrollar mediante la mayor cantidad posible de actividades con balón. En las categorías más jóvenes, sobre todo, está “prohibido” entrenar sin balón.

Pachuca FC | Sitio Oficial de los Tuzos
× ¿Cómo puedo ayudarte?