A 20 AÑOS DE LA PARTIDA DEL PERPETUO 20 TUZO

 

Un 29 de enero de 2001, justo en la cúspide de su carrera, nuestro emblemático delantero argentino Pablo Hernán Gómez acudió a su cita con el destino para consagrarse en una de las máximas leyendas de los Tuzos

 

PACHUCA, HGO.- Hoy, a 20 años de su partida, recordamos a uno de nuestros máximos emblemáticos Tuzos,  su legado como el primer ídolo de la época de los grandes éxitos del Club Pachuca es innegable, el número 20 de ‘Pablito’ como cariñosamente le llamábamos, fue el segundo dorsal en retirarse en el Club de Futbol Pachuca, tras su trágica muerte a los 23 años.

Pablo Hernán Gómez, nació un 20 de diciembre en Mendoza, Argentina, y llegó a los Tuzos para el Verano de 1999, justo cuando el club hidalguense libraba la batalla por el no descenso. Un torneo después, en el Invierno del mismo año, fue artífice junto a un grupo de experimentados y entregados jugadores del primer título de los Tuzos en el futbol mexicano, al vencer en la final a Cruz Azul en ‘gol de oro’.

El Verano 2001 fue su último torneo, alineó en los tres primeros partidos y anotó el que sería su último gol con la blanquiazul ante Necaxa en la Fecha 2 en el Estadio 10 de Diciembre, para posteriormente disputar su último juego el 28 de enero de 2001 ante el Irapuato en la cancha del Estadio Hidalgo, donde tuvo su última gran actuación tras asistir a Pedro Pineda para anotar su segundo gol del encuentro y salir de cambio al minuto 79’ ovacionado por su afición con un aplauso unánime que reconoció su incansable labor.

 

 

El 29 de enero del 2001, el ídolo hidalguense perdió la vida en un accidente automovilístico, junto con su esposa, lo que conmovió a toda la afición blanquiazul y al medio futbolístico nacional. Al día siguiente el Estadio Hidalgo fue el lugar donde se ofició una misa de cuerpo presente para su eterno descanso y donde los seguidores Tuzos lo aclamaron por última vez.

Tras su fallecimiento, Pedro Pineda le dedicó sus dos goles, y el resto de sus compañeros del plantel Tuzo, el triunfo de la siguiente jornada ante Chivas en el Estadio Jalisco. El 11 de febrero de 2001, previo a jugarse el partido de la Jornada 7 del Verano 2001 ante Cruz Azul, el número 20 fue retirado del equipo y de manera literal elevado al cielo, en una ceremonia en memoria del propio Pablo y su esposa Mónica.

Los que lo conocieron aseguran que vivió intensamente, a los 15 años debutó en la Primera División en su natal argentina, a los 18 se casó, a los 21 tenía ya a sus dos hijos y a los 23 falleció; toda la afición Tuza y los seguidores del futbol recordarán por siempre a este emblema de la institución… Pablo Hernán Gómez, quien junto a su eterno compañero y también emblemático Tuzo, Miguel Calero, vigilan el destino de nuestro glorioso Club Pachuca desde el cielo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pachuca FC | Sitio Oficial de los Tuzos
× ¿Cómo puedo ayudarte?